Una vez, en el cielo, estaban Moisés, Jesús y un viejecito jugando al
golf. Le tocaba tirar a Moisés y al hacerlo la pelota cae dentro de una
laguna que estaba a medio camino, él dice:
– No hay problema yo lo
arreglo. Se para frente a la laguna, abre los brazos y el agua se
separa, camina hasta la pelota vuelve a tirar y queda a medio metro del
hoyo. Le toca tirar a Jesús, y cuando lo hace la pelota cae también
dentro de la laguna, y dice él:
– Yo lo arreglo. Camina sobre el agua,
se para casi sobre la bola, tira y queda a solo 25 cm del hoyo.
Después
tira el viejecito y la pelota va a caer también en la laguna… pero
antes de caer salta un delfín que agarra la pelota con la boca y al
momento se transforma en una paloma que vuela sobre el hoyo y deja caer
la pelota dentro… Moisés muy enfadado le dice a Jesús:
– ¡Definitivamente con tu padre no se puede jugar!.