Moneda que está en la mano
tal vez se deba guardar,
La monedita del alma
se pierde si no se da.