nos recuerda que «bastarse a sí mismo es una forma de felicidad».