El colapso financiero en todo el mundo ha demostrado la fragilidad del sistema económico. También ha demostrado el error de la hipótesis de que el mercado es capaz de autorregularse, independientemente de la intervención pública y de las normas morales

Benedicto XVI (30-IV-2010)