Un día soleado, dos hermanas llamadas Belleza y Fealdad decidieron salir
juntas a pasear. 

Al pasar junto al río, sintieron deseos de tomar un
baño, bajo el fuerte sol de verano; así que se despojaron de sus ropas y
entraron lentamente a las aguas. 
Juguetearon, salpicaron con sus saltos
dentro del agua y rieron hasta ya avanzada la tarde. 
Al salir, se
vistieron cometiendo una equivocación: Belleza se puso las ropas de
Fealdad, y Fealdad se vistió con las ropas de Belleza … 
Hoy en día la
gente sigue confundiéndolas … 
«La verdadera Belleza o Fealdad de una
persona, se observa en su corazón.»