La abeja Maya Otra que subraya la importancia de especificar. Dos
semanas antes de las Primeras Comuniones, las madres se reunen en los
locales parroquiales. Las discusiones llevan ya varias semanas: unas son
partidarias de ir con traje de marinero, otras vestidas de blanco;
otras de fraile; en fin otras que no saben… El Párroco un poco harto
les dice: – Ya está: se acabó. Que cada uno venga como quiera. Y vaya
que sí: una niña se presentó a la comunión vestida de… ¡la abeja Maya!