árboles se niegan a ser ungidos rey sobre los demás por no dejar sus frutos, salvo el espino.

Cfr.: Jueces, 9, 8-16