Todos los días hacía un gran número de prácticas, que eran otras tantas flores. Decía también un número todavía mayor de , que tú me habías escrito para cada día en el librito, y esos actos de amor eran los capullos de las flores…

HISTORIA DE UN ALMA (SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS)