“Mejor es el sufrido que un héroe; y quien domina sus pasiones que un conquistador de ciudades”

(, 16, 32)