“Preguntado uno de aquellos Padres antiguos cómo podría uno alcanzar la humildad, respondió: El que aparte los ojos de las faltas ajenas y los pusiere en las suyas propias, cavando y ahondando en su propio conocimiento, ése alcanzará la verdadera humildad.”

(Alonso Rodríguez, “Ejercicios de perfección y virtudes cristianas”)