“El humilde no se preocupa del efecto que produce: ni le engríen las felicitaciones, ni le desalientan las . Leemos así en la “Imitación”: No eres más santo si te alabaren, ni más vil si te despreciaren. Lo que eres, eso eres”.

(Chevrot, “Las bienaventuranzas”)