“Cuando los hombres no tienen nada claro qué decir sobre una cosa, en vez de callarse suelen hacer lo contrario: dicen en superlativo, esto es, gritan. Y el grito es el sonoro de la , del combate, de la matanza, Dove si grida non é vera scienza -decía Leonardo-. Donde se grita no hay buen conocimiento”.

(J. Ortega y Gasset, “El hombre y la gente”)