“Un solo Padrenuestro dicho con el , vale más que muchos rezados de prisa y distraídamente”.

(S. Francisco de Sales, “Introducción a la vida devota”, 2ª p., c. 1, 6, p. 86)