“Mientras entraba en los problemas de la Iglesia , al ser elegido Papa, llevaba en mí una : que también en esta universal, la , si llega, será alcanzada por María. Cristo vencerá por medio de Ella, porque Él quiere que las victorias de la Iglesia en el mundo contemporáneo y en el mundo del futuro estén unidas a Ella”.

(S. Juan Pablo II, «Cruzando el umbral de la esperanza»)