Kennedy, en la campaña electoral de 1960, que sólo contaba con seguridad con dos votos: el suyo propio, y el de su madre.