«Subía a ver al paciente;
decía cuatro chanzonetas;
dos recetas
destas que ordinariamente
se alegan sin estudiar;
y luego los embaucaba
con unos modos que usaba
extraordinarios de hablar».

Don Gil de las calzas verdes ()