«No veo nada, y lo veo todo; la certeza la encuentro en las mismas ».

(Beata Ángela de Foligno), refiriéndose a las perfecciones divinas.