“Dile que la quiero mucho. No fue una novena . La es siempre fecunda, pero el Señor desea que amemos mucho a su Madre y que un poquito de . Las dos cosas las va logrando hasta ahora, porque El nos da los medios: su gracia, su luz, su fortaleza”.

San