«Dios se sirve regularmente del infortunio como de un estribo para levantarnos»

()