“Vosotros, , deberíais ser como la rosa: la rosa no predicar. Sencillamente, difunde su alrededor. Su perfume es la predicación.”

(De Gandhi)