“Al corazón duro, le irá mal en sus postrimerías”

( (Sirácida), 3,26)