Dios ha puesto el placer tan cerca del dolor, que muchas veces se llora de alegría.

()