El afecta no solo en el plano material de las personas, sino que armoniza y equilibra los afectos, la y el . Inculcarlo desde pequeños es una tarea fundamental de la labor de y educadores. Es además, en la mayoría de los casos, la principal batalla de y en la convivencia con los niños y los adolescentes.