Con restos de pintura azul en las manos, el joven Franz llega casualmente a España junto a Illia, huyendo del horror de la guerra desatada en su país de origen, Yugoslavia. Les espera una tierra desconocida, y no es fácil adaptarse a un ambiente que nada tiene que ver con sus vidas anteriores. La miseria y los contratiempos desatan los peores y los mejores sentimientos… Una apasionante historia de superación, de lucha, de recuperación de la dignidad perdida.