La Eucaristía puede verse como un ascensor capaz de alzarnos hasta la contemplación de Dios y de ampliar los horizontes de nuestra vida espiritual y apostólica. Esa elevación a las alturas divinas concede fuerzas impensadas para la lucha contra las tentaciones y defectos, además de ánimos para servir mejor a la Iglesia y a los hombres.

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.