Hoy he recibido un botellazo. Vino flotando muy despacio porque el mar estaba en calma. Era una botella de refresco y dentro traía un para mí. Como siempre. Estaba firmado por un cangrejo en apuros. Pero tardó tanto en llegar que, cuando lo leí, el cangrejo se las había arreglado solo.