Cuando llega la noche, en La Granja, da comienzo el concierto, pero no es un concierto de música, ni de canto, es… ¡de bostezos! Después se apagan las luces y todo queda en silencio. Aunque… no siempre.

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.