Se cuenta que era tradición en la vieja China que, a la muerte de un santo, de un héroe o de un canalla se les levantasen estatuas para que el pueblo, al contemplarlas, rememorase cuál había sido la vida de los que así quedaban a la luz de la posteridad.

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.