Saxum, roca. De esta forma llamaba Escrivá a su hijo Álvaro desde los primeros tiempos de su : roca del Opus Del, roca del Concilio II, roca ejemplar para la vida de muchas personas.