Calumnia: Plumas de escándalo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

PLUMAS DE ESCÁNDALO Ante las polémicas acusaciones contra el fundador de un importante Movimiento Católico creo que viene muy a cuento la siguiente anécdota: Se cuenta que S. Felipe Neri (1515 – 1595) dio una extraña penitencia a un novicio que era culpable de difundir rumores maliciosos. Le pidió que llevase una almohada de plumas…
Leer anécdota


Cruzando el umbral de la vida

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Tinieblas V engo de muy lejos. ¿De dónde? Todo son tinieblas. Oscuridad aterradora. Si pudiera abrir los ojos. Razono que quiero ver. Tengo la voluntad de ver. Pero no puedo. Los párpados. ¡Oh, los párpados! Cómo pesan. No, no se mueven. ¿Estaré ciego? ¿Y dónde estoy? Puedo pensar. Estoy pensando. Y tengo frío y miedo….
Leer anécdota


Cogitaciones zoológicas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Cogitaciones zoológicas o Qué es la intimidad y para qué sirve A mi amigo Kloster le gusta pasear por el zoo. No se fija mucho en los animales, pero disfruta mirando las miradas de los niños, e impregnándose de exóticos aromas.  Nos detenemos frente al espacio reservado a los monos.  A mí no me atraen…
Leer anécdota


EL BELÉN QUE PUSO DIOS (10)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

10. La posada y el establo      La posada de los belenes suele ser un lugar vagamente tenebroso, con la puerta cerrada a cal y canto y tal vez con un farol de luz mortecina a la entrada. En algún nacimiento de estilo napolitano, re­cuerdo haber visto la imagen del mesonero, asoma­do a un…
Leer anécdota


TINIEBLAS

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Tinieblas Vengo de muy lejos. ¿De dónde? Todo son tinieblas. Oscuridad aterradora. Si pudiera abrir los ojos.  Razono que quiero ver. Tengo la voluntad de ver.  Pero no puedo.  Los párpados. ¡Oh, los párpados! Cómo pesan. No, no se mueven.  ¿Estaré ciego? ¿Y dónde estoy?  Puedo pensar. Estoy pensando.  Y tengo frío y miedo.  La…
Leer anécdota


Evaluación INICIAL

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

UN HOMBRE RECORRÍA UNA ETAPA DEL CAMINO DE SANTIAGO. Ya estaba cansado. La etapa se le hacía larga, a pesar de la belleza del paisaje gallego. Al llegar a una villa preguntó a un labriego cuánto faltaba para el siguiente pueblo. Después de una pausa y una larga mirada, el lugareño le respondió: – No…
Leer anécdota