Mago de Oz en casa (la que te viene encima)

destructiva a saco…
La música que oyen los hijos es responsabilidad de ellos, pero esencialmente de sus padres.
Hay muchos conjuntos de moda que tienen letras destructivas. Intentemos no ir a por lo peor y, a la vez a por algo que esté en todas las casa, de moda. Mago de Oz.
Pongamos una letra de Mago de Oz. Una cualquiera: da igual; la primera que aparezca: de los tres cd que han vendido el primero (íntegramente pagado por sus papás de ellos) se llamó Jesús de Chamberí. Es una versión tan adulterada del que ponen en boca de Cristo palabras que utilizó para exponer ideas que nunca quiso expresar. Un ejemplo de manipulación destructiva, además de blasfemis y discriminación e intolerancia religiosa.

Jesus de Chamberi

Era una fría noche de Abril.

El cielo se cubrió de sombras,

la lluvia hacía el amor acariciando

y el Verbo se hizo carne y habitó en Chamberí.

De su profundo sueño despertó

"tumbao" en un banco en medio de la plaza

envuelto entre sábanas de frío y cartón

a flor de piel su rabia y en su mirada la .

"Escuchad mi palabra

un mandamiento nuevo os doy:

derribad las naciones,

con tolerancia y a golpes de amor".

Mi reino no es de este

y en mi patria no se pone el

donde aborta nacen sus fronteras

mi ejército el instinto y por juez el corazón

Mi es la libertad,

y soy el de los oprimidos

por cada preso de conciencia que encarceláis

el y la ignorancia a vuestra piel encadenáis

"Escuchad mi palabra

un mandamiento nuevo os doy:

derribad las naciones,

con tolerancia y a golpes de amor".

En un callejón

vende su amor

alquila SIDA hasta las dos

rogando a que calme su dolor

Huid del -dice un predicador-

porque es maligno y fuente de ,

os dejo un mandamiento nuevo: haced el amor,

y no pongáis al campo puertas que no he puesto yo.

Como a doce eligió:

dos prostitutas, cinco ex-presidiarios,

dos inmigrantes negros y un poeta de ,

a Pedro el vagabundo y a un toxicómano menor

"Escuchad mi palabra

un mandamiento nuevo os doy:

derribad las naciones,

con tolerancia y a golpes de amor".

Padres, atentos: no hay que chuparse el dedo.
Sigue en Leer más…

La influencia de la música destructiva en los adolescentes

Me ha
llamado la atención el artículo publicado por Malvina E. Bush en "El Nuevo
Herald" en el que califica "como destructiva" a "la música
de ritmo excitante o hipnótico cuya letra es sexualmente explícita o violenta;
música que habla de sacrificios humanos, el asesinato de otros, crueldades
sadomasoquistas, sexo oral y en grupo; denigración y violencia contra la mujer.
Ahí tenemos como ejemplo vívido la popularidad de los raperos Eminem, Ice Cube,
Snoop Dogg, Ice T, e incluso de Janet Jackson, cuyo último album All For You
acaba de prohibirse en Japón por el uso de palabras obscenas y descriptivas del
acto sexual. Esta es la música que los muchachos de hoy escuchan en la radio y
en las discotecas; los discos y vídeos musicales de , , rock, que compran
e intercambian con otros", señala.

Los
lectores que hayan leído mis artículos sobre este asunto, saben que comparto
sólo en alguna medida esta que, con ser cierta, pienso que no debe absolutizarse.
En un próximo artículo expondré esos matices, pero me parece de gran interés
dar conocer los datos aportados por Malvina.

La
letra de música -dice la articulista- como vehículo de expresión romántica o
sexual no es nada nuevo, desde las apasionadas óperas del siglo pasado hasta
los Rolling Stones, pero todos están de acuerdo en que las letras se han vuelto
más crudas, más explícitas, más violentas.

Ciertamente,
las canciones populares siempre han jugado un papel importante en el
aprendizaje de la y en la de la cultura. Los niños
aprenden de los modelos que ven y que escuchan. Y si bien es cierto que la
mayoría de los padres están preocupados con esto, también es cierto que según
los hijos van creciendo, los padres van prestando menos atención a la música y
los vídeos que éstos ven y escuchan.

En
el caso de padres hispanos –con conocimientos limitados del inglés, y aun
conociendo el idioma, desconociendo las , modismos y "gangsta
rap" que se "dispara" con rapidez verbal en las canciones– es
mucho más difícil para el oído no entrenado en la nueva fonética, saber los
temas de que tratan las canciones… la violencia descriptiva, los ritos
satánicos, el sexo enfocado en sadismo, , masoquismo, la violencia y devaluación
hacia las . Sí, mucho más difícil, al punto de que "no entienden
nada".

Algunos
padres ni siquiera quieren saber.

Compartir
los gustos musicales entre las generaciones puede ser una experiencia
agradable. Hemos visto como muchos padres e hijos disfrutan de los Beattles,
Pink Floyd, , e incluso han asistido juntos a los conciertos de los
Rolling Stones y muchos otros grupos de rock and roll de la pasada generación.
Pero también la música con frecuencia es una parte muy importante del mundo
privado del adolescente. Es normal que los muchachos quieran escuchar sus
canciones solos, sin la presencia de , especialmente los padres.

Se trata
de un equilibrio muy delicado, una "cuerda floja" que los padres
caminan. Por un lado deben respetar el deseo de privacidad de los hijos y por
otro, no olvidar que aún tienen el control sobre ellos y pueden ser firmes
sobre lo que ven y lo que oyen, siempre ayudándolos a comprender e identificar
la música o los vídeos potencialmente destructivos. Una discusión abierta y
franca, sin críticas, es de invaluable ayuda. Pero no es
fácil. Jaime Cosgaya