El cielo envía una liebre

tiene todos los recursos  
Érase una vez un sacerdote que, en un pueblo perdido entre la nieve del invierno de ,   se dirigía a celebrar . Viajaba en coche y se perdió. Ante su desconcierto, decidió rezar a su (me ha explicado que todos los sacerdotes tienen un ministerial).

Continúa en Leer más…

Entonces suplicó “arcángel mío líbrame de este sufrimiento y enséñame
el camino de vuelta”. De repente una liebre blanca como la nieve
apareció de ningún sitio (sería de entre la maleza…; sería una liebre
albina…).
Es sabido muchos , también en Murcia, cazan liebres
simplemente persiguiéndolas con el coche.

Al sobrepasar a la liebre,
sin atropellarla, situando el automóvil justo encima, la liebre salta
golpeándose el cráneo contra la estructura del coche, con resultado
fatídico para la liebre (estupendo para el cazador). Pues mi amigo
el cura la  persiguió y la liebre, sin avisar, le fue guiando hacia el
buen camino; cuando se dio cuenta, pestañeó y se sorprendió: se hallaba
en el camino correcto.