Las peores vacaciones de tu vida

Cómo pasar unas vacaciones realmente espantosas

A veces los artículos son como seres vivos: nacen, crecen, se reproducen… Esto le ha ocurrido al de hoy. La primera versión es de 1994. Luego corrió por y recibió ingeniosas aportaciones anónimas.

                                                                            – Como se aproximan las vacaciones escolares y universitarias, ofrecemos aquí un soberbio artículo de  Monasterio.

¿Quieres tener unas vacaciones insoportables?: sigue entonces los siguientes sabios

1. Haz como las grullas. Únete a la bandada migratoria más numerosa que encuentres, y huye de todo, menos de la multitud. Haz siempre lo que haga la mayoría, que la mayoría no se equivoca jamás. No renuncies al placer de las aglomeraciones ni de los atascos. ¿Por qué vas a privarte del entrañable tufillo del metro?

2. Sé fuerte. Que nadie te aparte de tu firme propósito de no pegar golpe hasta septiembre. Sigue el ejemplo del gran podargo australiano, el ave más perezosa del planeta, que no se mueve ni para comer: se limita a tumbarse sobre una rama, abre su inmensa boca, y se deja alimentar por los insectos suicidas, que entran hasta su estómago para echar una ojeada. Haz tú lo mismo: toma tu bolsa de patatas y mimetízate en la arena.

3. Aíslate. Nada como una buena multitud para lograrlo sin esfuerzo. Tápate los oídos con el ipod y masajéate los tímpanos con el estruendo de la a tope. Y no te olvides del móvil ni de la play station.

4. No leas nada. No aprendas nada. Deja tu en reposo letárgico durante todo el verano. Con un poco de suerte, en septiembre padecerá una atrofia total e irreversible.

5. Acapara el mayor número de deuvedés: menos de doscientos sería peligroso; podrías caer en la perniciosa tentación de hacer , o, lo que es peor, de leer un .

6. Acuéstate con la tele. La función “timer” es muy útil para que ella se apague cuando hayas empezado a roncar. Procura que tu último pensamiento esté en sintonía con “Salsa rosa” o con algún otro programa cultural semejante. Si no tienes tele en tu cuarto, ¿al menos tendrás una radio, digo yo?

7. Despiértate tarde por las ñanas. Piensa que, cuanto más duermas, más corto te parecerá el tormento de las vacaciones. Lo ideal sería que permanecieras en de duerme-vela todo el verano; pero, como no es posible, levántate despacito; no corras riesgos, que el infarto acecha donde menos se espera.

8. A la playa no vayas a bañ, ni mucho menos a nadar, sino a freírte en aceite bronceador. Es doloroso —los antiguos ascetas del desierto no soportaban penitencias tan duras—; pero todo sea por el pellejo.

9. Al anochecer, imita de nuevo a los podargos, que, como bien saben los ornitólogos, entran en acción a esas horas: devoran toda clase de larvas e insectos, y terminan su jornada entre gritos lastimeros. Según los nativos, esos gemidos anuncian catástrofes, pero más bien parecen producto de la mala digestión.

10. No te olvides de aprovechar el verano para cotillear con todo el . Nada te amargará tanto la existencia como descargar un poquito de veneno sobre tus /as íntimos/as. Y no pienses que el cotilleo es cosa de . Estamos en una sociedad igualitaria. Todos tenemos derecho a la libertad de expresión.

11. Asegúrate de que el tu lugar de veraneo hay y puedes conectarte a Internet sin problemas. En caso contrario, cambia de pueblo. Lo importante es que chatees un mínimo de dos horas diarias con todos los chateadores de tu chat. Déjate atrapar por la red como una sardina. Navega sin freno: conocerás un mundo virtual sin salir de la pantalla del ordenador. Al final del verano tendrás los dedos atrofiados, la sesera averiada y el portátil lleno de .

12. En resumen: no niegues nada a tus sentidos, ni concedas nada a tu inteligencia. Que la nevera sea tu amiga inseparable; la , tu alimento y tu punto de mira; los videojuegos tu única escapada… Y los demás -la familia, los -, meros puntos de referencia, objetos para usar y tirar.

13. ¿Y ?… Lo siento: no soy capaz de llevar la ironía hasta sus últimas consecuencias. Ni en broma puedo aconsejarte que pongas a en naftalina y lo guardes con la ropa de invierno. Pero si, de verdad, quisieras pasar las más tristes vacaciones de tu vida, bastaría con seguir el ejemplo de tantos miles de personas que, en estas fechas, huyen descaradamente de . Se parecen a esos otros que, de vez en cuando, escapan de lo que en teoría más quieren -de su mujer, de sus hijos-, en busca de un "desahogo", de un descanso.

A éstos, y a los que piensan que el verano puede ser un paréntesis en su , habría que recordarles que, quien necesite descansar de sus amores, es que no sabe amar. El amor es el mejor descanso para y para el cuerpo. Y quiere encontrarse con nosotros, también en la playa, donde ya tomó pescado a la brasa con sus , o en la montaña, donde organizó una tarde la gran merienda de los panes y los peces.

Publicado por Enrique Monasterio