Prodigalidad de madre

  Es una de ayer, de cuando circulaban las pesetas, a las que acudimos todavía, con un cálculo mental rápido con bastante frecuencia.

Vamos a la anécdota, que es otra

Todo por nada: cuentas de madre

               Era un niño que estaba saliendo de la algodonada envoltura de la inocencia y aprendía rápido las malas tácticas en dosificar su generosidad. Como ya sabía escribir y además sumar, un día cogió un papel y empezó a escribir:
    – por dejar ordenadas las cosas de mi armario………. 50 pts.
    – por bajar la basura cada día…………………………… 30 pts.
    – por ayudar a pone la mesa……………………………. 25 pts.
    – por quitarle el babero a Beatriz cada día……………. 10 pts.
    – por obedecer a la primera……………………………..  20 pts.
    – por……………………………………….
                            TOTAL……………………………………..230 pts.     
 y se lo puso bajo la servilleta de su madre.
        Ella al verlo no dijo nada y con su habitual sonrisa de comprensión se lo guardó. Pero al día siguiente, entre guiso y fritos arrancó una hoja del block de la cocina y escribió:
    – por llevarte nueve meses en mi seno…………………… nada
    – por darte a luz con dolor…………………………………… nada
    – por limpiarte, quitarte cacas y meaos…………………… nada
    – por aguantar tus berreas y tonterías…………………….  nada
    – por planchar, cocinar  y aguantar  tus portazos………..  nada
                            TOTAL……………………………………..NADA
        Y  lo puso bajo la servilleta de su chaval pequeño, sin que lo vieran los demás. Al verlo éste……. se fue corriendo entre lágrimas a fundirse en un abrazo muy fuerte con su madre y ……siguió reinando esa locura de amor entre madre e , que vence todos los egoísmos y que es como un anticipo del amor de que nos espera si, ya ahora nos pasamos la vida buscándole, aunque sea torpemente.