RELATO DE UNA OCASIÓN EN QUE UN CIENTÍFICO FUE SABIO

A VECES LOS CIENTÍFICOS SON SABIOS

(Hecho ocurrido en 1892, verdadero y parte de una biografía)



 Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.  Sin mucha ceremonia, el muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó: 
- Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos? 
- Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado? 
- Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que  la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión. Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros Científicos dicen de todo eso.
- Y… ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia? 
- Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia. 
El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba.  

En la tarjeta decía:    

Profesor Doctor Louis Pasteur
 Director General del Instituto de Investigaciones Científicas 
Universidad Nacional de Francia ‘Un poco de Ciencia nos aparta de Dios.   Mucha, nos aproxima’.        
   Dr. Louis Pasteur  

El topo y la piedra

El topo es un pequeño animal que hace su morada  en  agujeros en la superficie de la tierra

Es bien conocido por todos, Hace tantos hoyos que muchas veces daña los plantíos.

Un día como otro cualquiera el topo salió a la superficie. Y se encontró con una gigante y poderosa piedra, y pensó 
¿Quien podría derrumbar dicha piedra?
 Luego miro al cielo y dijo:
- ya se ese impotente cielo tiene el poder de derribar esa gigante piedra, 
Así el topo subió al cielo y le pregunto cielo poderoso, eres tan poderoso como para derribar esa piedra allá abajo? 
El cielo respondió:
- no, Señor topo, hay alguien más poderoso que yo. 
- ¿Quién es poderoso cielo? 
- El sol, es más poderoso que yo, por el me da la brillante que poseo. 
El topo enseguida fue donde estaba  el sol y le hizo la misma pregunta y sol le respondió:
- no, Señor topo, hay alguien más poderoso que yo, 
- ¿Quién Señor Sol?
-  Las nubes señor Topo, cuando ellas pasan al frente de mi opacan todo mi resplandor. 
Así el Señor Topo se dirige a las nubes y le pregunta a la nube 
- ¿Eres tú más poderosa que Sol como para derribar esa gigante piedra allá abajo?

DÓNDE ESTABA DIOS CUANDO OCURRIÓ LA TRAGEDIA DEL MADRID ARENA?

UNA HISTORIA DE BELÉN LANGDON, LA CUARTA PERSONA FALLECIDA EN LA MACROFIESTA DEL MADRID ARENA.

Entrevista realizada a Borja Langdon, hermano de Belén: «Cientos de personas se han convertido al conocer su historia».

Sacerdote, de 25 años, afirma que «lo importante no es la edad [a la que se muere] sino saber que esto es un peregrinar».

Se ordenó sacerdote en mayo, con 25 años, y cinco meses después daba la absolución a Belén, la sexta de los hermanos. 

¿Dónde estaba Dios cuando ocurrió la tragedia?
En el Madrid Arena. 

A veces parece el gran ausente.
Nunca es ajeno al dolor humano.

¿Cómo lo sabe?
Porque Cristo en la cruz lo sufrió en su propia carne.

¿Por qué Dios permite el sufrimiento de los inocentes?
Permitió la muerte de su Hijo, el Inocente máximo.

¿Para qué?
De aquello sacó el máximo bien, la Redención.

¿Y de la muerte de Belén qué saca?
Bienes espirituales.

Eso es muy vago.
Cientos de personas se han convertido al conocer su historia o al asistir al funeral.

¿Compensa venir a este mundo para morir aplastado?
La muerte nos tiene que llegar de un modo o de otro.

Pero no así y a los 17 años.
Lo importante no es la edad sino saber que esto es un peregrinar. 

¿Esta vida es sólo un prólogo?
La verdadera viene luego.

¿Y cree que Belén la ha alcanzado?
Ella decía que a quien muere el sábado se lo lleva la Virgen.

Cuéntele esto a alguien que no tiene fe.
Le diría que la muerte no tiene la última palabra.

Pero si tras la muerte no hay nada todo es un pufo.
Ya lo decía San Pablo.

¿Que todo sería un pufo?
Que si Cristo no ha resucitado vana es nuestra fe.

¿Y cómo sabe usted que la fe no es una alucinación?
Porque la fe es razonada. 

Luego, se puede demostrar…
Se basa en hechos: la existencia, muerte y resurrección de Cristo. 

Si está tan claro, ¿por qué no todos creen?
Porque Dios nos deja libres para que creamos o no.

¿Su madre se enfadó con Dios?
No, tuvo dolor y tristeza, pero también paz. 

Recibió la noticia en Brasil.
Fue duro por la distancia, pero providencial porque estaba con mi padre. 

Y llegaron a tiempo de verla morir.
Pero se pasaron 11 horas en el aeropuerto de Río y 11 en el avión.

¿Qué le dijo usted a su madre cuando llegó al hospital?
“¿Estás preparada para abrazar la cruz?”

Y le contestó que sí.
“Con todas mis fuerzas”, me dijo.

¿Su madre es especial?
No; tiene fe.

Pero la fe no es un amuleto contra la adversidad.
Es creer que Dios nos ama.

¿Cómo era Belén?
Alegre, servicial, sacrificada.

Algún defecto tendría.
Las típicas peleas con sus hermanas.

¿Con alguna en especial?
Con Natalia, la pequeña, pero luego le escribía notitas pidiéndole perdón.

Resuma en dos palabras estos días.
Dolor y belleza.

¿Belleza?
El cariño de la gente, el calor de la Iglesia, la gracia de Dios actuando…

A VECES LOS CIENTÍFICOS SON SABIOS

(Hecho ocurrido en 1892, verdadero y parte de una biografía)



 Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.  Sin mucha ceremonia, el muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó: 
- Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos? 
- Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado? 
- Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que  la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión. Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros Científicos dicen de todo eso.
- Y… ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia? 
- Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia. 
El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba.  

En la tarjeta decía:    

Profesor Doctor Louis Pasteur
 Director General del Instituto de Investigaciones Científicas 
Universidad Nacional de Francia ‘Un poco de Ciencia nos aparta de Dios.Mucha, nos aproxima’.        
   Dr. Louis Pasteur  

Hacer actos de fe

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:

NACER
caballero es un accidente; morir siéndolo, un logro. 
Hacer actos de fe
San Vicente de Paúl pasó en los primeros años por un período de aridez espiritual, que superó de un modo digno de él. ¿Qué hizo?
Sentía que su alma no se adhería ya a las verdades de la fe. Pero no se desalentó, ni aminoró su propio trabajo. Se limitó a escribir los artículos del Credo en una hoja, que dobló y se puso sobre el corazón. Luego, con aquella resuelta y práctica voluntad que lo distinguía, determinó que, al tocarse con la mano derecha encima del corazón, quería realizar un acto de fe sobre todos los artículos del Credo, escritos sobre el.corazón.
       

HAY UN CAMINO PARA LLEGAR A LA VISIÓN DE DIOS

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:


CALLEJEAR ES una de las artes
de la vida.


VIDA ESPIRITUAL.- LA VIDA ESPIRITUAL VALE
MUCHO
 
A un
maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar. 
El maestro
res­pondió: " Para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos
del corazón. 
 Las es­trellas
no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. 
 En la leche
hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? 
Para obtener mantequilla
hay que batir la leche en un lugar fresco.
 SIGUE…

                                                      

MALTRATAR ANIMALES

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
Quien rumia una venganza, mantiene abiertas sus heridas.
No cree en Dios 
Rascólnikov, el joven protagonista de "Crimen y castigo", tras varios días sin apenas comer ni dormir, entra en una taberna y pide un vaso de aguardiente y una empanada. 
Al salir, pasea por unos jardines de la ciudad. 
El calor del día de verano, junto al efecto del alcohol, hacen que sienta sueño. 
Se tumba en la hierba y queda profundamente dormido.
Tiene entonces un sueño en el que recuerda como siendo niño acompañaba a su padre de la mano, y al pasar por una ruidosa calle observó una escena que se le quedó hondamente grabada. 
Un hombre bebido, junto a otros compañeros, maltrataba a un pequeño caballo viejo y flaco que apenas podía mover el gran carromato al que estaba uncido, pues llevaba una carga desproporcionada para sus fuerzas. 
El hombre, de grueso cuello y rostro carnoso color zanahoria, invitaba a sus amigos a que se subieran al carromato, con lo que hacía aún más difícil moverlo. 
CONTINÚA…

Ver la inteligencia

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
"La ventaja de tener mala memoria es que se goza muchas veces con las mismas cosas" (Friedich W. Nietzsche)
Ver la inteligencia
Se jactaba un hombre ateo de su ateísmo. Su argumento favorito era así de simple:
-No creo en Dios porque nunca le he visto.
Alguien le respondió:
-Con esa lógica, me imagino que usted no aceptará la existencia de la inteligencia. ¿La ha visto alguna vez?
El otro tuvo que reconocer que no. Pero es evidente que por las obras se manifiesta.
             

Haydn Y LA FE

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:

HE
OBSERVADO que cuando los po­llos dejan de pelearse por la comida, a menudo
descubren que hay suficiente para todos. ¿No le sucederá lo mismo a la especie
humana? 
Confesar la fe en voz alta
Haydn fue un gran compositor y también un buen católico. Un día, le suplicó uno de sus discípulos más aventajados que escuchase su nueva composición, una misa. Todo iba bien, hasta llegar al Credo. El joven compositor daba al Credo un tono "piano", que algunas veces no era más que un murmullo apenas perceptible. Haydn se contuvo durante un rato, pero al fin llegó a gritar:
-¡Hombre, hombre! ¡Tocar así el Credo! ¿Es que no quieres confesar tu fe en voz alta?
                   Cfr. T. Tóth, Venga a nos el tu reino

La luz que da la fe

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
"No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy" (Benjamín Franklin)
La luz que da la fe
Así instruía una madre cristiana a su hijo sobre lo que supone tener la luz de la fe: 
"A mediodía. cuando brilla el sol, si miras hacia arriba verás muy claro, pero tu vista no alcanzará mucha distancia; a lo más, llegarás a ver esos aviones plateados que vuelan altísimos, dejando tras de sí una estela de humo. 
Así ocurre cuando discurrimos con las fuerzas de nuestra razón: vemos muy claro, pero muy corto. En cambio, en una noche estrellada, nos envuelve una luz muy tenue, pero nuestra mirada penetra mucho más allá, hasta esos astros que brillan a muchos millones de kilómetros; 
así es nuestra fe, con la que vemos menos claro, pero llegamos mucho más lejos; alcanzamos hasta el mismo Dios".