«Dios no necesita nuestras obras, pero tiene sed de nuestro amor»

(Sta. )