A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes.