«El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa»

()

Y en un manuscrito posterior se añadía: «ni descansa».