Una niña de 9 años, alumna del colegio donde trabajo, me preguntaba
para recibir consejo: – Cuando rezo a Dios, ¿le puedo decir «papá» o
tengo que hablarle de Usted?