«La del corazón no se halla en la posesión de las cosas, sino en la desnudez de todas ellas y pobreza de ».

(San Juan de la Cruz, «Cántico Espiritual»)