Es importante animar a los padres a dar la a sus hijos. Es lo más natural. Además es el momento de pensar si la actuación propia es coherente con el sentido común: los niños preguntan cuestiones directas y tenemos un deber moral de enseñarles a ser su mejor «persona». ¡Qué responsabilidad!