El muchacho y la fortuna 

Habiéndose dormido un muchacho junto a un pozo, se acercó a él la Fortuna, y le dijo:
 «Despierta y levántate de ahí, pues si te caes en el pozo todos me echarán a mí la culpa, en vez de culparte a ti por ser tan imprudente y necio» 
(Esopo).