Refranes y Protocolo – El saber popular aplicado al protocolo (III)

Comprenderlo todo es perdonarlo todo.No juzguemos actitudes y comportamientos que no compartimos. Es síntoma de buena educación comprender comportamientos ajenos, sin recriminarlos. Siempre es mejor excusarlos que ridiculizarlos. Ahi se ve la grandeza de una persona. Oir, ver y callar, recias cosas son de obrar.Se podría equiparar a “La prudencia es la madre de la…
Leer anécdota


Pensar antes de hablar

Al criticón: prudencia, caridad. Siempre hay gente simpática y aquellos que se creen muy graciosos. Como siempre, los comentarios y burlas están de más si ofenden. La mejor broma es aquella con la que todos ríen, incluso el interpelado. sigue en Leer más… Disimulando: Mira la vieja esa, ¡qué bigotes tiene! Oye, que es mi…
Leer anécdota


Presumir como un pavo

Hay veces en que notamos que hemos desperdiciado una magnífica oportunidad de callarnos. Entusiamo, pero con prudencia.Anécdota real que nos lleva a desear no bajar la guardia, pues el mal no está definitivamente vencido. Sigue… Nunca conviene decir nunca Sucedió en Alicante (felices Hogueras de San Juan), en un programa de radio. El tema era…
Leer anécdota


Prudencia enemiga de la mala suerte

La mala suerte se lleva muchas veces una culpa inmerecida. Continúa en Leer más para leer… una cortita y jugosa fábula de Esopo El muchacho y la fortunaHabiéndose dormido un muchacho junto a un pozo, se acercó a él la Fortuna, y le dijo: “Despierta y levántate de ahí, pues si te caes en el…
Leer anécdota


Conduce despacio y vuela bajito

La prudencia extrema de algunas madres o abuelas da lugar al famoso “mal consejo da la madre del aviador: vuela bajito y despacio“. La formación no sólo consiste en dar información, sino criterios de conducta y ámbito para el sentido común. Con tanto accidente hay gente que sale a la calle con una prevención brutal….
Leer anécdota


El malabarista de Nuestra Señora

El malabarista de Nuestra Señora (Rectitud de intención) Un cuento de Anatole France que expresa que quien hace lo que puede tiene la sonrisa de Dios, y su ayuda. El cuento Continúa… El malabarista de Nuestra Señora En los días soleados desenrollaba una vieja y raída alfombra en la plaza pública, y repitiendo el jovial…
Leer anécdota