La vida consiste no en tener buenas cartas sino en jugar bien las que uno tiene