Lo último que recuerdo fue escuchar el sonido de mi esposa gritando en la distancia mientras me arrastraba hacia la oscuridad.