– En esta vida un hijo de Dios debe sufrir.

– Pensar mal de alguien no mejora la . Pensar mal de uno mismo tampoco. Nunca pienses mal.

– No es alguien que te interrumpe; es una oportunidad de servir.

– Trata bien a tu cuerpo: contrólate en la comida y en la bebida. Trata bien a tu cuerpo: quítate comodidades.

– Respeta la de tu cuerpo: no te uses como un objeto para obtener placeres. Respeta la dignidad de su cuerpo: no lo uses como un objeto para obtener placeres.  No lo veas así.

– ¿No entiendes ese ?: No hace falta comprender. Sólo acéptalo y no añadas preocupaciones al dolor.

– Si no distingues una bombilla de un enchufe, no seas electricista. Si no sabes los , no seas inventor de .

– Héctor y su padre veían la . Salieron en la pantalla unas famosas, y el joven alabó en voz alta su belleza. La de su padre le gustó mucho: «No te engañes. Sólo son , nenas monas. Para mujer-mujer: tu madre».

– Nuestras nos hacen mejores o peores: quien trabaja se hace trabajador, quien roba se hace ladrón.

– ¿Eso está mal?, pues no lo hagas.

– O somos dioses o somos criaturas.

– La primera actitud de una debe ser adorar y alabar al Creador, darle culto.

– Tener razón es poco importante.

– Ni el dinero ni el sexo dan la . A menudo la quitan.

– Una joven de costumbres y vestimenta ligeras no es una mujer ideal o , sino otro tipo de mujer.

– Los hijos no son una plaga maligna de la que hay que librarse a toda costa.

– La misma caridad exige unas veces intervenir y otras dejar en paz.

– Nadie se arrepiente de traer un hijo al mundo. Es una decisión siempre acertada.