La luz que da la fe

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” (Benjamín Franklin)
La luz que da la fe
Así instruía una madre cristiana a su hijo sobre lo que supone tener la luz de la fe: 
“A mediodía. cuando brilla el sol, si miras hacia arriba verás muy claro, pero tu vista no alcanzará mucha distancia; a lo más, llegarás a ver esos aviones plateados que vuelan altísimos, dejando tras de sí una estela de humo. 
Así ocurre cuando discurrimos con las fuerzas de nuestra razón: vemos muy claro, pero muy corto. En cambio, en una noche estrellada, nos envuelve una luz muy tenue, pero nuestra mirada penetra mucho más allá, hasta esos astros que brillan a muchos millones de kilómetros; 
así es nuestra fe, con la que vemos menos claro, pero llegamos mucho más lejos; alcanzamos hasta el mismo Dios”.
                  

 Cfr. J. Orlandis, Qué es ser católico

Más anécdotas: