Una mujer estaba atravesando una en su vida y se en la iglesia rezando. En medio de su , sintió una cálida y reconfortante que la rodeaba. Aunque no vio a nadie, sintió que esa presencia la acompañaba y le daba fuerzas para seguir adelante.

Después de ese día, la mujer aseguró que su fe en Dios se fortaleció y que se sintió más cerca de Él. Para ella, esa experiencia fue una muestra de que Dios estaba allí y la estaba guiando en su camino.