No dejes que la realidad estropee una buena historia.

Ofrecemos hoy un elenco de historias de miedo. Conviene leerlas despacio e interiorizar algunas. Sólo cuenta las que te gusten y añade los detalles que te ayuden a hacerlas creíbles; usa de tu expresión (sin abusar) y de los ruidos de fondo…

Y ten cuidado, que los niños tienen distintas sensibilidades…

Continúa con una ristra de microrelatos… (Están publicada tal y como las hemos recibido).

Historias de miedo para campamentos (pulsar en cada título para leer la historia de miedo):

PULSAR AQUÍ PARA LEER MÁS HISTORIAS DE MIEDO DE ANECDONET