Me contaba un amigo que vió como un en un hospital cogía tierra del suelo y se lo tiraba a una imagen de la Virgen, inmediatamente apareció alguien de seguridad para parar al furioso hombre, pero había una monja por allí que le dijo al de seguridad:

-Deténgase porque está haciendo (el pobre hombre estaba furioso porque su está a punto de morir en una habitación del hospital y era su forma de protestar a ).

Con esta anécdota deducimos que hacer oración es hablar con Dios y contarle nuestras cosas, enfados, alegrías, tristezas, proyectos, etc.

animaba a las personas que se acercaban a él a transitar el camino de la  con Cristo. Les explicaba que el trato con el no necesita de excesivas formalidades ni de complejos métodos. Basta acercarse a él con , como a cualquier otro amigo. A fin de cuentas, ese es el modo en que le trataron quienes más le querían, mientras vivió entre ellos.